Entre escrituras veladas e imagen vedada: “Grafitti” de Julio Cortázar