De sirenas tecnicizadas (II): lo mítico en ‘La boina roja’ de Rogelio Sinán