Publicidad y fraseología: cuando un eslogan vale más que mil palabras