Mala hoja y la narración perfecta