Ramón Gaya, el pensamiento de la pintura