Amleto: «triste, solitario y surreal»