Más sobre Shakespeare y Calderón: una mirada a La devoción de la cruz