Entre versiones anda el juego: la reescritura del gracioso en los dramas de Calderón